etica y moral

Wednesday, September 13, 2006

Análisis del texto

El siguiente artículo nos presenta una visión bastante técnica en relación al mundo de la televisión y nuestros niños y niñas, de ahí que se mencione a Piaget, por ejemplo, o la colaboración por parte del adulto en las resoluciones de problema que implica además la participación guiada, denominada como la zona próxima, puede decir que este artículo nos revela situaciones cotidianas dadas en el interior de una familia:

Televisión: Icono de culto (a propósito de un listado en el artículo dice: “mejor lugar”.
Recuerdo de una publicidad española, en la cual un niño estaba sentado frente a una televisor, aparecía el perrito regaló y se le paraba al niño en dos patas mientras el niño era absorbido por los mensajes televisivos, luego el perrito traía los juguetes favoritos del niño para jugar con este, pero el niño era indiferente y seguía concentrado en la televisión, finalizada la publicidad en la cual el perrito presentaba un rostro triste, con lágrimas en los ojos y en su hocico traía una bolsa enganchada en un listón, se iba el perro de la casa, mientras el niño miraba televisión, sin duda este comercial me causó un efecto mediático como entristecerme, pero con el tiempo me ha servido para reflexionar:
¿Porqué le damos un lugar especial a nuestro televisor?
Si existen personas, que realmente uno ame.
¿Cómo nos educamos en el valor universal de amarnos?
Todos, desde que nacemos somos seres indefensos, que solo diferenciamos el color y el alimento maternal, pero a medida que crecemos vamos percibiendo al mundo que nos rodea, y así le damos nombres a la cosas, y debe cristalizar el arte de amar, especialmente entre los ocho y diez años, momento propicio en que el niño ama y lo toma como suyo la acción que realizar (El Arte de amar, Erich Fromm /cap. “El amor entre padres e hijos” pág. 454,46, 47, Editorial Antártica S.A.), y es el momento o la edad en que los padres instalan a os niños frente a una pantalla, dejándolos solos, ya que sus progenitores no tienen tiempo ya que trabajan o bien para que el niño no moleste, y así se instala esta relación entre aparato (medio) y el niño (fin), y en este cuadro el profesor también es cómplice pasivo, pues en su acción pedagógica, no instala con el apoderado la temática de amar en: conjunto, tareas comunes, y el valor agregado de esta acción solidaridad, tolerancia mutua entre apoderado y alumno.
Un segundo punto a considerar: Lenguaje televisivo del adulto frente al niño: Lo que debemos realizar los profesores es propiciar un clima de reflexión del apoderado, instando la cultura del cuestionamiento, es decir, el ejercicio de analizar los programas de televisión, junto a su educando el padre debe mostrar una actitud mas crítica que al fin y al cabo es un molde a consignar por el niño con el tiempo esta relación se debe propiciar tanto fuera como al interior de la sala, es decir, la ecuación, ética y teoría como moral a práctica (diapositiva o idea presentada por el profesor Fernando Leiva en el curso ética profesional, que es la mas difícil lograr, en el comportamiento humano y el profesor debe ser involucrarse totalmente en la educación: alumno – apoderado.
El tercer punto a considerar es la maravilla de la mente humana, que da vida a todo lo que no es inanimado (Piaget), este elemento me propicia la reflexión de cultrivar la mente de nuestros alumnos, es decir, la oportunidad real de inculcar valores, de presentar una aptitud que no absorba a la persona (dignidad) de cultivar en los alumnos la no envidia y la vanidad de no endiosar lo material, y convertirse en un esclavo del consumo futuro consumidor).
La mente de los niños está abierta para escuchar historia, cuentos, contar, etc. Pero si somos capaces de buscar o recrear situaciones significativas en la acción diaria, en relación a valores nos estaríamos volcando a una esencia de la educación en educación de valores (idea exhibida en diapositiva por el profesor formando en clase de ética profesional).
Concluyo recomendando este artículo no solo para los profesores y alumnos sino también para los amigos, amigos de tus amigos, etc., ya que nos permitió adentrarnos en la mentalidad de un niño (Piaget, Bandura, Kohlberg), tratando de entender a esta sociedad que nos bombardea con imágenes cuyo mejor representante son los medios televisivos, cuyos mensajes distorsionan la pertinencia cultural del niño y ojalá sean los profesores concientes de este fenómeno, fomentando diálogos más cercanos entre los alumnos.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home